Colombiano natural Diego Tovar dice: "Aquí podría escribirte miles de cosas, de todas las que me impulsas a hacer, o que nisiquera me permites dormir, o darme un día! Que siempre estás en mi mente como una fiera esperando atacar, te agradezco.
Por no apagarte, por no perderte, por ser cada vez más fuerte, por no soltarme y ser cada día más grande!"

"Porque sé que estás conmigo, dominas mis acciones, mis pasos y mi energía a dónde debo estar, y que cuando estuve pequeño no me permitiste, sobrepasarme. Que estuve al borde de perder mi infancia en las cosas del mundo, que estuve apunto de apagar mis ojos por la depresión, que inclusive llegaste a mirarme con desprecio, asco y miseria.
Pero que no dejabas de decirme, de empujarme, de hablarme al oído y susurrarme que mi destino era otro."

"Te agradezco, por trabajar hasta tarde, por hacerme lucir así, sin todos los recursos, por poder dominar el hambre, la frustración y la ansiedad, por hacer de la impaciencia un arma de impulso, de utilizar mis dones en pro de una mejor vida, te agradezco por no rendirte, ni un solo minuto del día."