El arquitecto ecuatoriano Ramiro Salazar dice que su pasión por el diseño de estructuras pelea con el fisicuclturismo natural. Con 1.78 metros, 176 libras, el joven de 25 años nos dice: "Me preguntan a diario en mi trabajo y en el gimnasio si realmente soy natural. Siempre lo he sido y nunca he tratado con tipos que no lo son. Lo tomo como un cumplido"