El ecuatoriano Martín Proaño nos comparte su transformación y nos dice: "Sencillamente sería locura pretender obtener cambios significativos en materia de grasa y masa muscular, sin vigilar, cuidar y controlar lo que pones en tu plato. El entrenamiento activa la función pero es la nutrición quien dictamina si sucederá o no lo que esperas.

¿Por qué?
Porque si estás quemando grasa, en una hora de entrenamiento no gastarás mas de 500 kcal, y en una comida mal controlada puedes obtener hasta el doble de esto! Es decir que en cuestión de minutos habrás echado el trabajo a la basura.

Si estás ganando masa muscular, cómo pretendes aumentar musculatura si empiezas el día con café y pan, cuando necesitas quizá más de 140 gramos de proteína y has empezado el día con 0 gramos?
Empieza por lo que pones en tu plato y deja que la magia suceda 💪
Foto izquierda: asisto al gym, como lo que se me antoje ya que no tengo un plan alimenticio personalizado, no hago cardió.

Foto derecha: asisto al gym, llevo un plan nutricional personalizado, realizo cardió en ayunas 6 veces a la semana."