El fisicoculturista natural dominicano Fabian Rabia tomando un descanso durante su entreno de ayer y nos dice: “Soy pobre pero rico, le doy gracias a Dios y a mi madre por la vida, por guiarme y darme una armadura de hierro en momentos de dificultad. Son mi razón para trabajar duro y seguir avanzando.”